El “Nuevo normal”: La responsabilidad social que marca la diferencia.

A partir del 2020 en todo el mundo se han incrementado las medidas de higiene para prevenir posibles riesgos sanitarios y de contagio entre los seres humanos. Vivir con ello es lo que constituye el “Nuevo normal”, un término del que vamos a escuchar mucho en adelante, cuyo único objetivo es preservar la vida. No es un mero término de moda para parecer vigentes y actuales, es una realidad impuesta por las cosas de la vida misma y será común a toda actividad humana.

¿Cómo podemos aplicar el “Nuevo normal” en la generación de un producto o servicio?

Aplicar este nuevo estilo de vida puede llegar a ser quizá, el diferenciador más importante por el que te elijan sin importar el tamaño de tu negocio, lo que claramente nos indica que, si queremos seguir vigentes en el mercado y remontar nuestros competidores, debemos prestarle atención a este tema y hacer todo lo que sea necesario para aplicar una clara estrategia que lo incluya en cada uno de los procesos de nuestro negocio. No demos nada por sentado, no pensemos de forma tal que minimicemos la realidad que hemos venido enfrentando en los últimos meses, mas bien, contribuyamos a que el “Nuevo normal” sea lo que como humanidad estamos esperando para evolucionar en pensamiento, comportamiento y calidad de vida.

Pequeñas acciones con cambios significativos

En todo proceso de trabajo que culmine en una entrega al cliente debemos procurar, en todo caso posible, un bajo contacto con personas, extremar la precaución sanitaria, sanitizar productos, dispositivos, herramientas y equipos con los que se generan nuestros productos o brindamos servicios. Esforcémonos, tanto como se pueda, por no tener contacto directo alguno con los productos terminados. Garanticemos al usuario que los productos o servicios se han realizado siguiendo todos los protocolos de higiene que proveen seguridad sanitaria para llegar hasta él.

¿Cómo podemos hacerlo? Que tal si aprovechamos nuestras redes sociales o nuestro sitio web para mostrarle a nuestros clientes la manera en la que protegemos a las personas directamente implicadas en la fabricación del producto y o la prestación de servicios, o tal vez, mostramos la manera cuidadosa, responsable e higiénica como empacamos el producto y nos encargamos de que llegue a “sus manos” con el mínimo riesgo sanitario. Incluso se podría coordinar con el equipo de medios digitales, los encargados del diseño de empaque y los demás departamentos implicados para este caso, la implementación de un sello propio que garantice que el producto o servicio, cumple con las condiciones del “Nuevo normal” esto es Responsabilidad Social para el fortalecimiento de la marca.

El “Nuevo normal” es cuidarnos unos a otros, el “Nuevo normal” es prestar atención a las rutinas y protocolos del negocio, valorando su efectividad todos los días y mejorando técnicas que los hagan cada vez más efectivos. El “Nuevo normal” es un acto de responsabilidad social y de cortesía. Mostrará respeto por los demás y será la forma de demostrar cuanto nos importan.

¿Qué te parece? ¿Se te ocurre alguna otra idea para aplicar el “Nuevo normal” en nuestros negocios?

Leave a Reply